• Clínica dental González Franco

Todo lo que necesitas saber sobre los implantes dentales

Los implantes dentales constituyen una solución muy efectiva a la hora de sustituir piezas dentales perdidas, mejorando de forma considerable la salud de los pacientes y devolviéndoles la sonrisa


Existen determinadas ocasiones en las que por enfermedad o traumatismo se pueden perder piezas dentales.


También es bastante frecuente que debido a la destrucción dentaria existente, sea necesario sustituir los dientes remanentes.


En ambos casos, estos dientes se pueden sustituir por otros artificiales y es aquí cuando entran en juego los implantes dentales, cada vez más utilizados hoy en día ya que aportan muchas ventajas sobre las tradicionales dentaduras postizas.


Los implantes dentales permiten al paciente recuperar la funcionalidad y la estética dental y ya son muchos quienes gracias a ellos han podido volver a sonreír.


En todo caso, por si aún no lo tienes claro, a lo largo de este post te hablaremos sobre el antes y después de su colocación, los cuidados que necesitan o sobre algunos falsos mitos que rodean a los implantes dentales.


¿Qué es un implante dental?


En primer lugar y por si alguien tiene dudas, quizás sería necesario tener claro lo que es un implante dental.


Pues bien, un implante dental es un elementos metálicos, como una especie de tornillo, que se fija quirúrgicamente en los huesos maxilares, justo debajo de las encías.


Una vez implantado en la zona seleccionada, se puede colocar sobre este la corona o puente fijo que reemplaza la pieza dental perdida.


Una vez colocado, el implante se oseointegra con el hueso mandibular, de tal forma que proporciona un soporte totalmente estable para las piezas dentales artificiales.


De esta forma, las piezas dentales situadas sobre los implantes ni se deslizan ni se desplazan, ofreciendo al paciente una sensación similar a la de los dientes naturales y evitando los inconvenientes de las prótesis removibles tradicionales.

Implante dental

Antes y después


No todo el mundo es susceptible de poder colocarse implantes dentales y por otro lado, es necesario un compromiso del paciente una vez las ha recibido. Por eso hablamos del antes y el después.


Antes de poder recibir un implante dental, hay que verificar que el paciente tiene las encías sanas y el hueso adecuado para poder soportar el implante.


Por eso es necesario que te pongas en manos de tu dentista de confianza, para que estudie tu caso y te asesore adecuadamente.


Normalmente se suelen realizar 3 valoraciones por parte del especialista:

  1. En primer lugar se realiza un escáner intraoral de la boca, lo que ofrece una visión total de esta en 3D, pudiendo observarse el hueso donde se ha de colocar el implante para verificar si es apto.

  2. Después se realiza una exploración de la encía para ver si está sana o si es necesario tratarla previamente.

  3. También es importante valorar la oclusión o mordida de la boca, de cara a verificar que la zona del implante no recibe más presión de la que pueda asimilar.

Después, esto es, una vez colocado el implante, el paciente debe procurar el cuidado de esta estructura, asumiendo el compromiso de llevar una higiene bucal meticulosa.


Además, será necesario que visite regularmente a su odontólogo para que revise que todo está correcto.


Para evitar la infección de la encía y para favorecer una regeneración del tejido más rápida, en nuestra clínica dental en León solemos recurrir al PRGF® plasma rico en factores de crecimiento, debido a sus propiedades regenerativas para los tejidos y de gran utilidad en este tipo de tratamientos.

Caso real de implantes

Cuidados tras su colocación


La colocación de implantes dentales no deja de ser una intervención quirúrgica y por lo tanto, son necesarios diversos cuidados postoperatorios.


Dichos cuidados varían en función de la intervención y habrá que atender siempre a las recomendaciones específicas del profesional que la realiza, pero en general, hay algunas recomendaciones que facilitan una recuperación más pronta:

  • Aplicar frío sobre la piel a la altura del implante

  • Tener cuidado al masticar sobre la zona intervenida y especialmente alimentos duros

  • Mantener una adecuada higiene de la zona, pero evitando el cepillado de la zona o haciéndolo con extremo cuidado

  • No utilizar hilo o seda dental sobre los implantes durante el primer mes

  • Evitar el enjuague bucal durante las primeras horas

  • El consumo de tabaco y alcohol está totalmente desaconsejado

  • Tomar analgésicos o antibióticos sólo bajo prescripción

Además es importante, durante los días siguientes del postoperatorio, prestar atención a algunos síntomas que pueden surgir y que requerirían de consulta con tu dentista, como sangrado abundante, inflamación de la encía que no remite o dolor constante que ni aún con analgésicos se quita.


Falsos mitos sobre los implantes


Aunque los implantes dentales son cada vez más frecuentes y están más aceptados, en buena medida debido a su alta tasa de éxito que ronda el 97%, no están exentos de falsos mitos que conviene aclarar.


Los implantes pueden producir rechazo


Es incierto que los implantes produzcan rechazo o alergia, ya que están realizados con titanio, que es un material totalmente biocompatible.


Como decimos, el porcentaje de éxito de los implantes es muy alto y lo único que puede ocurrir es que no se consiga la oseointegración, algo que no se da más que en el 2-3% de los casos.


Son sólo para personas mayores


Tampoco es cierto que los implantes sean exclusivos de las personas más mayores, ya que se trata de una estética bucodental destinada a la sustitución de dientes perdidos y esto se puede dar en cualquier edad.


Lo que si que es cierto, es que en las personas más jóvenes, hay que esperar al menos hasta que tengan 18 años, edad en la que se estima ya ha concluido el desarrollo óseo.


Para colocarlos se necesita un hueso maxilar amplio


Existe la creencia de que los implantes dentales estás solo destinados a personas con un hueso maxilar suficientemente amplio pero no es así.


Las técnicas cada vez más avanzadas de implantología dental permiten colocar implantes con una tasa de éxito muy elevada a prácticamente cualquier paciente. Incluso se pueden llevar a insertar en el hueso del pómulo de ser necesario.


Se te puede caer el implante en cualquier momento


Los implantes dentales van atornillados y una vez se han integrado con el hueso es altamente improbable que se puedan caer.


Pero ojo, que tampoco es recibir un implante y olvidarse de todo, para que duren es necesario cuidarlos adecuadamente como ya explicamos con anterioridad,


Esperamos que con este post te haya quedado claro lo que es un implante dental y todo lo que rodea a su colocación y cuidados. Si quieres saber más te esperamos en nuestra clínica dental y te atenderemos con la mejor de nuestras sonrisas.

© Clínica dental González Franco, Número de registro sanitario:  24- C251-0128

Avda. Padre Isla 44, 24002 León  

987 24 03 65

  • White Facebook Icon
  • Instagram