• Clínica dental González Franco

Todo lo que necesitas saber sobre la sensibilidad dental

La sensibilidad dental es una de las afecciones bucales más frecuentes en los adultos. Conocer sus causas es clave a la hora de prevenirla y combatirla.


¿Sientes molestias en tus dientes cuando ingieres comidas y bebidas frías, calientes, dulces....? ¿Tal vez durante tu higiene bucodental? Si es así, es posible que sufras sensibilidad dental.


Y es que la sensibilidad dental, también conocida como hipersensibilidad dentaria, afecta a en torno al 25-30% de la población adulta, pudiendo llegar a tener importantes repercusiones en quienes lo sufren.


Hoy os hablamos sobre la hipersensibilidad dental, analizando su origen, síntomas, prevención y tratamiento.


¿Por qué se produce la sensibilidad dental y cuáles son sus síntomas?


Podemos definir la sensibilidad dental como un dolor dental agudo provocado por la exposición de la dentina y que aparece tras el contacto con algún estímulo externo. Los estímulos que provocan la sensibilidad dental pueden ser de 3 tipos:

  • Estímulos térmicos: Al ingerir alimentos o bebidas fríos o calientes.

  • Estímulos osmóticos o químicos: cuando consumimos alimentos o bebidas azucarados o ácidos.

  • Estímulos táctiles o mecánicos: al cepillarnos los dientes, utilizar la seda dental o con el contacto directo de cualquier otro objeto sobre el diente.

sensibilidad-dental
Sensibilidad dental

Su origen parece estar en la exposición de la dentina, la parte del diente situada justo bajo el esmalte dental.


Cuando la dentina pierde la protección que le otorga el esmalte, quedan expuestos los túbulos dentinarios, unos tubos microscópicos que forman parte de esta.


Los fluidos que están dentro de los túbulos dentinarios, se alteran por cambios térmicos, físicos u osmóticos, estimulando receptores de presión que conducen a la excitación nerviosa y esto es lo que produce el dolor dental.


En cuanto a los síntomas son muy claros: se experimenta un dolor intenso pero de duración muy corta, actuando solo cuando está en contacto con el estímulo que provoca el dolor y es sencillo identificar el diente afectado y la zona de dolor concreta.


Causas de la sensibilidad dental


Las principales causas que provocan la sensibilidad dental son estas:


Higiene bucodental deficiente


Por una lado, si la higiene bucodental no se realiza de forma correcta o si no nos cepillamos los dientes después de cada comida, se puede acumular placa bacteriana en nuestros dientes, debilitando el esmalte y ello puede llevar a esta sensibilidad dental.


Por otro lado si cepillas tus dientes con mucha intensidad, más veces de lo recomendable al día o utilizando un cepillo con las cerdas demasiado duras, se puede acelerar el desgaste del esmalte y la retracción de las encías, con el riesgo que ello supone de hipersensibilidad dental.


Consumir bebidas o comidas con ácidos


Algunos alimentos y bebidas con el pH bajo como los cítricos, el vino, el té, el yogur o los refrescos pueden provocar un efecto erosivo y de descalcificación en los dientes, por lo que se recomienda moderar su consumo.


El bruxismo


En su momento ya os hablamos en este blog sobre el bruxismo o rechinar de dientes, la enfermedad silenciosa que afecta a muchas personas sin saberlo.

Y es que el bruxismo es, en muchos casos, una acción realizada de manera inconsciente, por lo que es difícil de detectar.


Este rechinar de los dientes genera un desgaste progresivo de los dientes, dañando el esmalte, exponiendo la dentina y favoreciendo la sensibilidad dental.

bruxismo
Bruxismo

Retracción de las encías


La retracción o recesión de las encías se da cuando la encía se retrae y deja expuesta la dentina y parte de la raíz del diente.


La recesión de las encías puede tener su origen en enfermedades como la gingivitis, pero también por un mal cepillado como acabamos de ver en uno de los puntos anteriores.


En todo caso la recesión de las encías ocasiona reduce la capa protectora del diente y puede favorecer la sensibilidad dental


Algunas enfermedades generales


Algunas patologías estomacales como la úlcera o de índole psicológico, como la anorexia o la bulimia pueden favorecer la generación de un ambiente ácido en nuestra boca, dañando el esmalte de los dientes y puede desencadenando la sensibilidad dental.


Tratamientos dentales


Y finalmente también pueden favorecer la sensibilidad dental algunos tratamientos dentales, como la ortodoncia, aunque en este caso solo se suele dar durante las primeras semanas del tratamiento.


Los tratamientos de blanqueamiento dental también provocan sensibilidad dental en algunos pacientes aunque siempre de forma temporal.


Cómo tratar y prevenir la sensibilidad dental


Lo primero que deberías hacer en cuando notes esta sensibilidad dental en alguno de tus dientes es acudir a tu dentista, para que no vaya a más y para que este te recomiende el tratamiento más adecuado.


Dependiendo de las circunstancias específicas del paciente, los tratamientos más habituales son los siguientes:


Pasta dentífrica desensibilizante


Una de las opciones para los casos más leves de sensibilidad dental es utilizar una pasta de dientes desensibilizante.


Existen varias pastas dentales de este tipo en el mercado y su uso regular puede ayudar a bloquear el dolor asociado con los dientes sensibles.


Fluoruro


Otro tratamiento bastante común en estos casos consiste en la aplicación, por parte del dentista, de fluoruro en las áreas sensibles de los dientes, de cara a fortalecer el esmalte y disminuir el dolor.


También se puede sugerir el uso de enjuagues bucales o geles con flúor por parte del paciente en su propia casa.


Desensibilización o adhesión


En los casos es lo que se observe que le diente ha pedido una superficie considerable de la capa de esmalte, esta se puede rellenar con barnices de flúor o resinas compuestas,


De esta formal, al cubrirse las superficies radiculares sensibles se consigue aliviar la sensibilidad dental.


Injerto de encía quirúrgico


En los casos en los que la sensibilidad dental tenga su origen en la retracción de las encías, cuando la raíz del diente ha perdido tejido gingival, se puede optar por un injerto de encía con tejido conectivo.


Para ello se toma una pequeña cantidad de tejido gingival de otra parte de la boca y se adhiere a la raíz expuesta, lo que es muy efectivo para reducir la sensibilidad.


Endodoncia


Y finalmente, cuando los tratamientos anteriores no son efectivos y la sensibilidad dental persiste con dolor agudo, puede ser necesario un tratamiento de endodoncia.


En cualquier caso lo mejor es la prevención y para prevenir la sensibilidad dental deberías de seguir estas pautas sencillas:

  • Cepilla sus dientes después de cada comida, realizando movimiento suaves para no dañar el esmalte dental o las encias.

  • Utiliza un cepillo de dientes adecuado, que no tenga las cerdas demasiado duras y no te olvides que cada 3-4 meses es recomendable cambiarlo.

  • Complementa el cepillado con el uso de hilo/seda dental o cepillos interproximales según tus necesidades, además del enjuague bucal.

  • Si sospechas que puedes sufrir de bruxismo consulta con tu dentista, puede recomendarte el uso de una férula de descarga.

  • Y finalmente cuida tu alimentación, evitando abusar de alimentos y bebidas ácidos, dulces o bebidas carbohidratadas e incluyendo en tu dieta aquellos que puedan ayudarte a reforzar el esmalte dental por su contenido en flúor y calcio como los lácteos, las verduras de hoja verde, el salmón, etc.

Y por su puesto no te olvides de visitar periódicamente a tu dentista, nosotros, desde vuestra clínica dental en León estaremos encantados de atenderos.

16 views0 comments

Recent Posts

See All