• Clínica dental González Franco

El bruxismo, la enfermedad silenciosa

Updated: Aug 26

El bruxismo, conocido también como la enfermedad silenciosa, afecta a gran parte de la población, muchos sin saberlo ¿Cómo saber si lo padeces?


Según diversos estudios, hasta un 70% de la población española sufre bruxismo, lo que popularmente es conocido como el rechinar de los dientes.


Sin embargo, no todo el mundo que padece esta enfermedad es consciente de ello y por lo tanto no le está poniendo remedio.


Por ello en este post vamos a tratar de dar luz sobre este asunto y responder a las siguientes preguntas sobre el bruxismo: ¿Qué es? ¿Cuáles son sus causas? ¿Qué síntomas manifiesta? ¿Cómo se puede prevenir? ¿Cuál es el tratamiento adecuado?


Así que sin más dilación vamos ya con estas preguntas y respuestas sobre el bruxismo:


¿Qué es el bruxismo?


En primer lugar hay que dejar claro lo que es el bruxismo, que se podría definir de forma sencilla como el hábito involuntario de apretar o rechinar los dientes de forma continuada.


Este rechinar de dientes, se manifiesta deslizando o frotando los dientes superiores sobre los inferiores de atrás hacia delante y puede llegar a provocar diversas patologías.


Se trata de una enfermedad que afecta en igual medida a ambos géneros masculino y femenino y en todas las edades, si bien es cierto que el bruxismo en niños y sobre todo durante la adolescencia es más frecuente.


También puede darse tanto de día como de noche, aunque es más habitual que se de mientras se duerme, de ahí que muchas personas no se den cuenta de que lo padecen hasta que aparecen los problemas derivados de la enfermedad.


¿Cuáles son las causas del bruxismo?


Cuando hablamos de bruxismo suelen surgir rápidamente estas preguntas: ¿Por qué se da el bruxismo? o ¿A qué se debe el bruxismo nocturno? Y lo cierto es que de momento se desconoce su origen real.


En todo caso la mayor parte de los expertos coinciden en 2 causas fundamentales del bruxismo: el estrés y ansiedad por un lado y los trastornos del sueño por el otro.


Aparte de estas causas, que son las más recurrentes, también se habla de otros factores que podrían favorecer la aparición del bruxismo como:

  • Una mala alimentación

  • Una postura inadecuada a la hora de dormir

  • La alineación inadecuada de los dientes

  • El consumo de ciertos medicamentos

Es decir que se trata de una enfermedad multifactorial, no suele haber una sola causa y además estas causas pueden variar entre una persona y otra.


Causas del bruxismo

¿Cuáles son los síntomas del bruxismo?


Como indicamos en el propio título de este post el bruxismo es conocido como la enfermedad silenciosa y es que puede que sufras esta enfermedad sin ni siquiera darte cuenta de ello.


De hecho muchas personas se enteran porque alguna persona que convive con ellos, ha escuchado el rechinar de dientes por la noche mientras duermen.


Entonces... ¿como saber si se padece bruxismo? Pues hay una serie de síntomas o secuelas que deja y que suponen una señal de aviso:

  • Dolor de cabeza, en la zona de la mandíbula, el oído o en los músculos del cuello: Al final el movimiento mandibular forzado puede acabar irradiando el dolor de la zona de la mandíbula a la cabeza, oídos y cuello.

  • Desgaste de los dientes: Es el síntoma más visible, ya que las piezas dentales se desgastan y astillan y hasta pueden acabar por romperse.

  • Retracción de las encías: Debido a la presión que sufren derivada del movimiento forzado de los dientes o por desgaste en el esmalte, la retracción de las encías es otro síntoma recurrente.

  • Hipersensibilidad dental: Por el propio desgaste de los dientes o la retracción de encías, la dentina puede quedar expuesta y generar molestias con el consumo de alimentos fríos, calientes, dulces o ácidos.

  • Patologías articulatorias: En casos extremos puede llegarse a producirse trismo, una contracción involuntaria de los músculos de la mandíbula, que limita la correcta apertura de la boca.

  • Insonmio: Puede llegar un momento que las molestias y dolores que provoca el bruxismo, deriven en la falta de sueño del paciente.

  • Cansancio durante el día: Por otro lado, si sufres bruxismo por la noche al final el sueño no es reparador y no descansas bien, por lo que al día siguiente puede que te notes cansado y agotado sin saber explicar el motivo.


Cómo prevenir el bruxismo


A diferencia de otras enfermedades bucodentales como la caries o la gingivitis, donde la prevención es clave, en el caso del bruxismo es bastante más complicado.


En todo caso y partiendo de la base de que el origen de esta enfermedad está en muchos caso en el estrés y la ansiedad, el control y la reducción de estos puede ayudar sin duda a prevenir su aparición.


La realidad es que siendo una enfermedad de difícil diagnóstico en muchas ocasiones, la mejor prevención es detectar lo antes posible sus síntomas y de esta forma minimizar sus consecuencias.


Cómo tratar el bruxismo


Una vez detectados los síntomas de la enfermedad, llega el momento de tratar el bruxismo, de cara a reducir ese rechinamiento de los dientes que los acaba desgastando y dañando y para eliminar el dolor que genera en la mandíbula, así como el irradiado.


En función de lo avanzada que esté la enfermedad, hay 2 tipos de tratamientos fundamentales:

  • Férula de descarga: El tratamiento más habitual, sobre todo cuando hablamos de un bruxismo nocturno, es la colocación de una férula de descarga. Se trata de una prótesis que se ajusta a la dentadura del paciente y que se coloca mientras este duerme, de cara a evitar el rechinar de los dientes y a conseguir la relajación de la mandíbula.

  • Prótesis dentales: Cuando no se llega a tiempo y el bruxismo está más avanzado, existiendo un desgaste dental importante puede ser necesario rehabilitar protésicamente las piezas dentales dañadas de cara a recuperar la posición articular adecuada.

Férula de descarga

Además y como recomendaciones generales para quienes sufren de bruxismo, toda actividad orientada a la relajación y a la reducción del estrés, es siempre muy beneficiosa.


También se aconseja masajear las zonas musculares mandibulares que estén afectadas, evitar el tabaco, limitar el consumo de bebidas estimulantes como el café o alcohólicas y dormir un número adecuado de horas procurando cuidar la postura corporal.


¿Crees que puedes sufrir bruxismo pero no lo tienes claro? Puedes pasarte por tu clínica dental en León y estaremos encantados de hacerte una revisión y ayudarte.


#cuidamosdetusonrisa

© Clínica dental González Franco, Número de registro sanitario:  24- C251-0128

Avda. Padre Isla 44, 24002 León  

987 24 03 65

  • White Facebook Icon
  • Instagram