• Clínica dental González Franco

Dolor de encías: causas, prevención y tratamiento

El dolor de encías es un síntoma de que algo no va bien en nuestra boca ¿Sabes por que te pueden doler las encías?


Lo primero que tenemos que tener claro es que unas encías sanas no duelen, así que cuando tienes alguna molestia en estas, es porque hay algún problema asociado.


A lo largo de este post os vamos a dar las claves sobre las posibles causas que pueden provocar el dolor de encías, como tratarlo y por supuesto, como prevenirlo.


Sobre las encías


Pero antes de entrar a fondo en el dolor de encías, estaría bien saber que son las encías ¿verdad?.


Llamamos encías al tejido blando que se encuentra dentro de la boda, cubriendo las mandíbulas y protegiendo la raíz y el hueso de los dientes.


En las encías podemos diferencias varios elementos:


  • Encía marginal; Es la que está justo alrededor del diente y que supone el límite hasta donde se realizan los tratamientos de higiene dental.

  • Encía adherida: Es la que rodea la raíz del diente, justo por debajo de la encía libre y alcanzando la inserción muscular o mucosa.

  • Papila interdentaria: Es la punta de la encía, el triángulo que queda entre los dientes y cuya función es impedir la entrada de los alimentos en esta zona interproximal.

  • Mucosa: Se distribuye por debajo de la encía adherida, recubriendo las inserciones musculares.

Cuando están sanas, presentan un color rosa claro y con un aspecto similar a la piel de una naranja y son especialmente sensibles.

dolor-encias
Dolor de encías

Causas del dolor de encías


Como decíamos al inicio de este post, unas encías sanas no duelen, por lo que ante el menor síntoma al respecto es mejor que acudas a tu dentista.


A partir de ahí existen diversas causas que pueden provocar el dolor de encías, siendo las más comunes;


Enfermedades periodontales


En este caso hablamos de la gingivitis y la periodontitis, que son las 2 fases de la enfermedad periodontal.


La gingivitis es la primera fase de esta enfermedad periodontal y sus principales síntomas son el sangrado y enrojecimiento de las encías.


Cuando la gingivitis no se trata a tiempo puede evolucionar a periodontitis, que provoca otros síntomas adicionales como la halitosis, la inflamación y el dolor intenso de las encías.


Por eso cuando tenemos dolor de encías puede que nos estemos enfrentando ya a esta segunda fase de la enfermedad periodontal.


Heridas y traumatismos


Otra de las posibles causas de que nos duelan las encías sería por un golpe, traumatismo o herida, aunque en estos caso deberíamos de habernos percatado del este.


En la mayoría de estas situaciones se trata de un dolor más localizado, que se produce de forma puntual y que acaba desapareciendo a los pocos días.


Tratamientos dentales profesionales


Determinados tratamientos dentales profesionales y tan habituales como una limpieza dental o un blanqueamiento pueden tener entre sus efectos secundarios el provocar dolor en las encías.


Este dolor es normal y dependerá en buena medida de los propios antecedentes o la situación concreta del paciente.


Por ejemplo, si el paciente hacía tiempo que no se realizaba una limpieza dental y durante el tratamiento se ha tenido que incidir más de lo normal por debajo de la encía.


En todo caso estas molestias, de producirse, son puntuales y no deben preocuparnos en exceso.


Cambios hormonales


Existen determinadas etapas en nuestra vida, en las que se producen importantes cambios hormonales en nuestro organismo y estos cambios hormonales pueden afectar a la salud de las encías.


Hablamos por ejemplo del embarazo o la menopausia en las mujeres o de la pubertad en ambos sexos.


Bien es conocido, por ejemplo, que las mujeres embarazadas son más propensas a desarrollar gingivitis, que es conocida de forma específica como gingivitis estacional y entre sus síntomas está el dolor de encías.

gingivitis-estacional
Gingivitis estacional

Por una infección vírica


Y finalmente, otro de los orígenes probables del dolor de encías es por una infección vírica.


El máximo exponente de este tipo de infecciones en nuestra boca, es la aparición de llagas o aftas bucales, que pueden darte en cualquier parte de la mucosa.


Las llagas en la encía producen un dolor localizado y bastante intenso.


Tratamiento del dolor de encías


El tratamiento del dolor de encías será acorde al diagnóstico sobre el origen de este dolor.


En el caso de que se trate de la enfermedad periodontal, el primer paso suele ser eliminar la infección mediante la toma de antibióticos específicos.


Eliminada la infección se puede proceder ya al limpiado individual de las piezas dentales por debajo de las encías.


En los casos en los que la periodontitis está avanzada suele ser necesaria la realización de un curetaje profundo, para raspar y limpiar las raíces dentales, con lo que se consigue eliminar el sarro acumulado.


Si a pesar de estos tratamientos sigue habiendo infección puede ser necesario un tratamiento quirúrgico para eliminar el sarro de las bolsas infectadas.


Este tratamiento, denominado cirugía de colgajo, consiste en levantar las encías para eliminar el sarro y luego volver a coserlas en su lugar.


Para el resto de patologías cualquier tratamiento antibacteriano específico para encías como la clorhexidina suele bastar, acompañado de la toma de analgésicos para aliviar el dolor.


Prevención del dolor de encías


A la hora de prevenir el dolor de encías, hablando sobre todo del vinculado con la enfermedad periodontal, hay algunas pautas muy sencillas que te van a ayudar:


  • Llevar una dieta equilibrada, rica en algunos nutrientes como la vitamina C (especialmente importante para las encías) y evitando el exceso de consumo de alimentos azucarados como refrescos o golosinas.

  • No descuidar la higiene bucodental diaria, cepillándose los dientes después de cada comida y complementando este cepillado con el uso del hilo o seda dental y del enjuague bucal.

  • Consulta con tu dentista sobre el enjuague bucal que mejor se adapte a tus necesidades y valora otras opciones como el uso de cepillos interproximales e irrigadores dentales.

  • Elimina el tabaco de tu vida, ya que favorece la acumulación de placa bacteriana y contiene innumerables elementos tóxicos para tus dientes y encías.

  • Recuerda acudir a tus revisiones con el dentista cada 6 meses y no te olvides de la limpieza dental profesional al menos una vez al año.


Esperamos que en este post os haya quedado claro todo lo relativo al dolor de encías y en todo caso si lo sufrís no lo dejéis estar, en vuestra clínica dental en León os esperamos para cuidar vuestra sonrisa.






13 views0 comments

Recent Posts

See All