• Clínica dental González Franco

Salud bucodental en la tercera edad

Nuestros dientes también envejecen, por eso a medida que nos hacemos mayores es necesario extremar los cuidados. Nos acercamos a la salud bucodental en la tercera edad.


El aumento de la esperanza de vida se ha incrementado de forma considerable en los últimos años y ello ha hecho que en países como el nuestro, la población mayor de 65 años supere ya el 15%.


El envejecimiento se produce en todas las células, tejidos y órganos del cuerpo, afectando a nuestros huesos, músculos y articulaciones, pero también a los dientes y las encías.


Las condiciones derivadas de la edad, unido al estilo de vida del colectivo, a que ciertas afecciones médicas son más comunes en los adultos mayores y a la toma de algunos medicamentos, hacen que la salud bucodental en la tercera edad sea mucho más delicada.

Por eso, su cuidado es un factor clave para mejorar la calidad de vida a partir de los 65 años y esto se puede conseguir con una prevención adecuada y revisiones dentales periódicas.


Vemos algunas de las enfermedades bucodentales más comunes en los adultos mayores y las recomendaciones para prevenirlas.

salud-dental-tercera-edad
Salud dental tercera edad

Enfermedad de las encías


La enfermedad de las encías o enfermedad periodontal afecta a un elevado porcentaje de los adultos mayores, generando su irritación, enrojecimiento e inflamación y haciendo que sean más propensas al sangrado.


Otra consecuencia de la enfermedad de las encías muy recurrente en la tercera edad es la retracción de las encías, que ocurre cuando el tejido de estas se separa del diente, exponiendo su base o la raíz, lo que facilita la acumulación de bacterias y genera inflamación además de caries dentales.


Cuando la placa y el sarro se acumulan e irritan e inflaman las encías estamos ante una primera fase de esta enfermedad, denominada gingivitis.


Cuando la enfermedad de las encías está en estados más avanzados se denomina periodontitis y puede llevar incluso a la pérdida dental.


Caries


La práctica totalidad de los adultos mayores de 65 años han tenido caries alguna vez a lo largo de su vida y de hecho es un grupo de población especialmente activo en la presencia de estas.


La resequedad de la boca es uno de los principales desencadenantes de la caries en la tercera edad, ya que favorece la acumulación de bacterias en la boca.


Esta resequedad es muy frecuente en adultos no sólo por la propia edad, sino también debido a ciertas enfermedades y al uso de algunos medicamentos.


Otro de los principales inconvenientes de las caries en adultos mayores es que estas se desarrollen en la raíz del diente, debido a la retracción de las encías que antes comentamos, ya que son más complicadas de tratar.


Pérdida de dientes


La pérdida total o parcial de piezas dentales, es también conocida como edentulismo y aunque su incidencia se ha reducido mucho en los últimos años, aún hoy en día, 1 de cada 5 personas mayores de 65 años ha perdido todos sus dientes.


La pérdida de dientes puede deberse tanto a causas congénitas como a adquiridas y se da en personas de ambos sexos.


En cualquier caso, el edentulismo, sea cual sea su causa, suele tener siempre como principal factor desencadenante una higiene bucodental deficiente.


Por ello es fundamental que los adultos mayores sigan manteniendo una buena higiene bucodental, con cepillado diario tres veces al día, complementado con el uso de la seda dental y cepillos interdentales, además del enjuague bucal.


Cáncer oral


El cáncer oral es más frecuente a partir de los 45 años y es dos veces más común en los hombres que en las mujeres, si bien se diagnostica especialmente en adultos mayores.


El cáncer oral, en sus primeras etapas no suele causar dolor, por lo que las visitas regulares al dentista son muy importantes para una detección temprana.


En todo caso, algunos de los síntomas del cáncer oral son llagas abiertas, parches blancos o rojizos y cambios anormales en los labios, la lengua o el revestimiento de la boca que persistan durante más de dos semanas.


Recomendaciones


Para prevenir la aparición de estas enfermedades bucodentales en los adultos mayores hay una serie de consejos que se deberían seguir.


En primer lugar hay que recalcar que la resequedad de la boca es muy recurrente en la tercera edad y es uno de los factores más destacados en la aparición de algunas de las enfermedades anteriormente nombradas.


Para contrastarla alguna de las claves pasan por:

  1. Usar humectantes orales que se pueden encontrar en forma de sprays, enjuagues y cremas o geles.

  2. Beber más agua.

  3. Evitar abusar de bebidas como el café, el alcohol, los refrescos carbonatados o los zumos de frutas ácidos.

  4. Tomar complejos vitamínicos: La vitamina C ayuda a reparar los tejidos orales dañados por una sequedad excesiva. Las vitaminas del grupo B mejoran el sistema inmunológico y ayudan a combatir las bacterias.

En segundo lugar, insistir en la importancia de llevar una rutina de higiene bucodental adecuada en el día a día.

higiene-bucodental
Higiene bucodental

Y finalmente, visitar con regularidad al dentista, siendo lo ideal 2 veces al año y hacerlo de urgencia en cualquiera de estas situaciones:

  • Dolor dental

  • Encías rojas o inflamadas

  • Más resequedad de la boca de lo habitual

  • Úlceras bucales

  • Parches blancos o rojos en la boca

  • Inusual mal aliento

  • Dientes flojos

  • Dentaduras postizas mal ajustadas

La calidad de vida en la tercera edad pasa también por una boca sana y no sólo desde el punto de vista funcional sino también estético. Por eso no dejes que tu edad sea una excusa.


#CuidamosdetuSonrisa #ClínicaDentalenLeón

Recent Posts

See All