• Clínica dental González Franco

Sobre la asimetría facial dental y su tratamiento

La asimetría facial se produce cuando existe una desarmonía entre los dos lados del rostro y en muchos casos puede tener relación con una mala colocación de los dientes.


Y es que la simetría facial es sinónimo de belleza y esta está directamente relacionada con una buena estética dental, por lo que en el sentido contrario, una estética dental deficiente puede perjudicar esa simetría facial.


Cuando una persona presenta asimetría facial, uno de los dos lados de la cara está desequilibrado con respecto al otro lado y aunque pueden existir diversas razones en su origen, hoy hablaremos de los relacionados con los dientes.

asimetria-facial
Asimetría Facial

Asimetría facial derivada del tamaño, posición o ausencia de dientes


Una de las principales causas de la asimetría facial dental, se deriva de la proporcionalidad de las piezas dentales y es que si los dientes no son simétricos se altera la percepción de equilibrio y belleza del rostro a simple vista.


En este sentido hay que tener en cuenta la posición de cada pieza dental, su alineación y la forma de la arcada dentaria.


Otro de los principales problemas que pueden derivar en la asimetría facial, es por la pérdida de alguna pieza dental si no se restauran los espacios edéntulos (los espacios originados por la pérdida de estos dientes).


Esto normalmente suele derivar en diversos problemas asociados, que en definitiva perjudican la simetría del rostro como por ejemplo:


  • El movimiento de otras piezas dentales

  • La propia aparición de espacios entre los dientes o diastemas

  • Retracción gingival

  • Problemas oclusales o maloclusiones

  • Reabsorción del hueso alveolar


Asimetría facial derivada de maloclusiones


Otra de las casuísticas más frecuentes de asimetría facial es por maloclusión, esto es La por el mal contacto entre los dientes superiores (maxilar) e inferiores (mandíbula) a la hora de morder o cerrar la boca.


La maloclusión se puede producir en cualquiera de estos tres planos: vertical, transversal y anteroposterior y como es evidente, afecta a la simetría facial.


Maloclusiones en el plano vertical


En este caso tenemos en primer lugar la mordida abierta, que se produce cuando varios dientes anteriores superiores e inferiores no contactan entre ellos


Suele darse fundamentalmente con los incisivos y los caninos y al persona que lo sufre no puede cerrar correctamente la dentadura, apareciendo un espacio visible entre los dientes.


Y en segundo lugar hablamos de la sobremordida, que se produce cuando los dientes de la arcada superior cubren de forma vertical más de un tercio a las piezas dentales inferiores.

mordida-abierta
Mordida Abierta

Maloclusiones en el plano transversal


En este plano, la más frecuente es la mordida cruzada o invertida, que se produce cuando piezas dentales de la arcada superior quedan por dentro de la inferior, por lo que no encajan correctamente el hueso maxilar y la mandíbula.


Menos habitual es que se produzca la mordida en tijera, donde los dientes superiores quedan por fuera de los de abajo pero al ser el maxilar mucho más grande que la mandíbula, las superficies de las piezas dentales no llegan a contactar.


Maloclusiones en el plano anteroposterior


Y finalmente dentro del plano anteroposterior podemos hablar de maloclusiones de clase II o clase III.


En la de clase II, conocida también como retrognatia, la arcada superior se encuentra más adelantada que la inferior y se presenta una distancia entre las piezas dentales de arriba y los dientes de abajo superior entre 1 y 2 milímetros.


En la de clase III o prognatismo la arcada inferior se encuentra adelantada con respecto de la superior, ya sea por motivo del hueso o de los propios dientes, lo de da como resultado un resalte invertido y una mordida en la que el colmillo inferior se encuentra al menos 3 milímetros por delante del superior.


Tratamiento de la asimetría facial dental


A la hora de tratar una asimetría facial, derivada de cualquiera de las casuísticas que acabamos de ver, cada paciente requiere un tratamiento personalizado en función de sus circunstancias pero, en general, hay una gran diferencia entre pacientes infantiles y adultos.


Tratamiento en pacientes infantiles


El tratamiento en pacientes infantiles que puedan sufrir cualquiera de los problemas anteriormente descritos es más sencillo, dado que el niño aún no ha completado su desarrollo óseo, algo que no sucede hasta los 11 o 12 años.


En estos casos se suele combinar una ortodoncia interceptiva, de cara a modificar el tamaño y posición tanto del maxilar como de la mandíbula, con la colocación de ortodoncia fija, normalmente brackets


Cuando este proceso se realiza durante la infancia, el tratamiento no solo resulta más sencillo, sino que permite corregir posible asimetría facial sin cirugía.


Tratamiento en pacientes adultos


En el caso de los pacientes adultos la solución es más compleja, requiriendo un tratamiento más largo ya que en este caso el desarrollo de los huesos de la cara ya ha finalizado.


En la mayoría de los casos se requiere de una intervención quirúrgica por parte de un cirujano maxilofacial.


Esta intervención es conocida como cirugía ortognática y se combina con el uso de ortodoncia por parte del paciente para que los dientes queden perfectamente alineados.


Esperamos que este artículo os haya ayudado a comprender un poco mejor el origen de la asimetría facial relacionada con problemas dentales.


Y como siempre, para cualquier duda o consulta os esperamos en vuestra clínica dental en León para ayudaros a cuidar vuestra sonrisa.


21 views0 comments

Recent Posts

See All