• Clínica dental González Franco

Pierde el miedo al dentista con la sedación consciente

Muchas personas llevan años sin pisar la consulta del dentista debido a la ansiedad que les provoca tan solo el hecho de pedir cita para una primera visita, es el miedo al dentista.

El miedo al dentista es mucho más común de lo que se puede pensar y no es solo cosa de niños, según estimaciones de la OMS (Organización Mundial de la Salud) hasta un 15% de la población mundial padece odontofobia, esto es, ansiedad o miedo a los tratamientos dentales.

Esto ocasiona que problemas, los cuales en un primer momento eran leves, acaben derivando en otros mucho más importantes, que entonces sí, les obliga a acudir al odontólogo para solucionar patologías mas complejas y costosas.

Por suerte, el miedo al dentista tiene solución ¿Quieres saber cómo? Pues sigue leyendo este post.

¿Por qué se produce el miedo al dentista?

Cada persona es un mundo y las causas del miedo al dentista son muchas y muy variadas, por lo que es importante identificar, analizar y reflexionar sobre las mismas para ponerle solución.

Gran parte de esta fobia tiene su origen en malas experiencias anteriores donde el dolor es el elemento clave.

Aunque no solo se trata de dolor y malas experiencias previas, las causas pueden ser de otra índole, por ejemplo hay quienes tienen fobia a las agujas y no soportan el pinchazo de la anestesia, otras personas lo pasan realmente mal teniendo que estar mucho tiempo con la boca abierta y con diversos aparatos manipulandose en su interior.

Por eso lo importante es que cada uno identifique cuál es su temor y a partir de ahí ponerle remedio apoyándose en su dentista, porque con la salud bucodental no se debe jugar.


Miedo al dentista

Consejos y claves para perder el miedo al dentista

Aunque los odontólogos son totalmente conscientes del miedo que sienten muchos de sus pacientes al acudir a la consulta y están formados para enfrentarlo, los propios pacientes pueden evitarlo siguiendo una serie de consejos como estos:

Conoce a tu dentista

Antes de tu primera consulta puede ser una buena idea visitar la clínica, conocer las instalaciones, al propio dentista, ver un poco el ambiente que se respira e informar de tu ansiedad o miedo para que lo tengan en cuenta para futuros tratamientos.

Maneja bien los tiempos

Aunque te guste ser puntual, no hace falta que llegues con media hora de antelación a la clínica y más aún si tienes algo de ansiedad, ya que estar mucho tiempo en la sala de espera puede incrementar tu nerviosismo.

Trata de llegar a la hora fijada o unos pocos minutos antes y así evitarás ponerte más nervioso. Además si tienes disponibilidad horaria, puede ser una buena idea concertar tus citas a primera hora de la mañana para no acumular la ansiedad a lo largo del día.

Trata de distraerte

El tiempo que estés en la sala de espera intenta estar entretenido, para ello ayuda venir acompañado para charlar con la otra persona durante este rato. Si vas sólo a la consulta, escucha música, echa un vistazo a tu móvil, lee algo o haz unos crucigramas... lo que sea para estar distraído.


En la sala de espera

Durante el tratamiento

Una vez ya dentro de la consulta es importante la comunicación con tu dentista y de hecho muchos odontólogos lo que hacen para tranquilizar al paciente es ir explicándoles lo que van haciendo, con calma y seguridad.

Así mismo es recomendable que pactes con tu dentista una señal con la que le indiques quieres que pare o que necesitas un descanso, ya sea por dolor o porque te estés agobiando. Esta señal puede ser un gesto tan sencillo como levantar la mano.

Explora la sedación consciente

Aunque es cierto que los avances tecnológicos han transformado totalmente el sector odontológico y que hoy en día se pueden ofrecer tratamientos prácticamente indoloros, muchas personas tienen una ansiedad extrema que ni aun siguiendo todos los consejos anteriores se elimina.

En este caso la sedación consciente puede ser una vía muy aconsejable ¿Sabes lo que es?

Sobre la sedación consciente

En primer lugar es necesario aclarar que bajo la sedación consciente el paciente no pierde en ningún momento la consciencia ni se altera su percepción sensorial como ocurre con una anestesia general.

Lo que se busca con la sedación consciente es conseguir un estado general de calma, relajación y tranquilidad, siempre bajo el control de tu dentista.

En este caso hablamos de un sistema de sedación consciente inhalatoria, en el que el paciente respira una mezcla de oxígeno y óxido nitroso a través de una pequeña mascarilla  que se sitúa sobre su nariz.

En unos pocos minutos el paciente sentirá una agradable sensación de relajación para que pueda recibir el tratamiento dental sin ningún tipo de ansiedad o miedo.

Descubre el tratamiento de sedación consciente con óxido nitroso en nuestra clínica dental en León y te ayudaremos a quitar el miedo al dentista.


Además, para que el paciente esté distraído, contamos también con televisión en el techo y gafas de realidad aumentada.


Gafas de realidad aumentada

¡Ven a conocernos!

12 views

© Clínica dental González Franco, Número de registro sanitario:  24- C251-0128

Avda. Padre Isla 44, 24002 León  

987 24 03 65

  • White Facebook Icon
  • Instagram