• Clínica dental González Franco

El cepillo de dientes: ¿Qué debes saber?

Forma parte de nuestra rutina de higiene bucodental diaria pero quizás no le damos la importancia que se merece. ¿Sabes todo lo necesario sobre el cepillo de dientes?


Hoy en nuestro blog vamos a tratar en profundidad sobre los aspectos más importantes relacionados con uno de los principales aliados de nuestra salud bucodental, hoy hablamos del cepillo de dientes.


Y es que aun siendo un utensilio tan efectivo y de un uso tan frecuente, no solemos darle la importancia y los cuidados que se merece.


Por eso en este post vamos a intentar que conozcas en profundidad todo lo que necesitas saber sobre el cepillo de dientes y que quizás no te habías planteado.


Origen del cepillo de dientes


Si buscamos el origen histórico del cepillo de dientes, al menos en una concepción similar a la actual, el primer cepillo de dientes data de finales del siglo XV, en concreto en el año 1498.


Su creador sería un emperador chino, que utilizó para crearlo un mango de hueso sobre el que colocó cerdas de pelo de cuello de cerdo salvaje.

Tendrían que transcurrir ya bastantes años para que el cepillo de dientes llegara a Europa, cuando en el siglo XVII los viajeros y navegantes lo trajeran de sus viajes a oriente.


En todo caso tendrían que pasar aún más años para que su uso se generalizara entre la población, destinándose en un principio a las clases más pudientes al considerarse un artículo de lujo.


Tipos de cepillos de dientes


Los cepillos de dientes pueden clasificarse atendiendo a diferentes criterios, como por su tamaño y forma, por la dureza y disposición de cerdas, por su uso o por ser manuales o eléctricos.


Al final, entre tanta variedad, cada cual debe de buscar el cepillo que mejor se adapte a sus necesidades. Desde luego alternativas no le van a faltar.


Una de las divisiones más habituales, clasifica los cepillos de dientes en función de la dureza de sus cerdas:

  • Cepillo duro: Sus cerdas son las más rígidas y sólo están recomendados para aquellas personas que gozan de una perfecta salud budodental y no presentan sensibilidad dental o en las encías. En todo caso, con este tipo de cepillos hay que tener precaución de no ejercer demasiada presión durante el cepillado.

  • Cepillo medio: Presentan una dureza intermedia de las cerdas y es el más utilizado por la mayoría de la población.

  • Cepillo suave: Finamente este cepillo presenta unas cerdas muy suaves y está indicado para las personas con los dientes o encías sensibles, para quienes sufran alguna enfermedad como la gingivitis o en post-operatorios.

Cepillos de dientes

Otra de las clasificaciones más frecuentes en nuestros días y que más dudas presenta a los usuarios, es la del cepillo manual frente al cepillo eléctrico ¿Cuál es mejor?.

  • Cepillo manual: Es el tradicional y el que todos usábamos antes de la llegada de los cepillos eléctricos. Con cabezales de diferentes formas, y dependiendo de la dureza de las cerdas, suelen presentar entre 3 y 4 filas de estas.

  • Cepillo eléctrico: También los encontramos con diferentes formas en sus cabezales y con varios movimientos: horizontal, alternado, vertical arqueado o vibratorio.

Y sobre la pregunta de cual es más recomendable, está demostrado científicamente que los cepillos eléctricos proporcionan una mejor eliminación de la placa que los manuales y además protegen mejor contra la inflamación de las encías.


Y finalmente también podemos clasificar los cepillos de dientes según su función o uso específico:

  • Cepillo infantil: Adaptados para los más pequeños de la casa, tienen el cabezal más pequeño y las cerdas más suaves, además de que suelen presentar diseños atractivos para ellos.

  • Cepillo post-quirúrgico: Es el indicado tras intervenciones quirúrgicas como extracciones dentales, cirugía periodontal, colocación de implantes dentales, etc. Presentan filamentos extra suaves y cuello maleable.

  • Cepillo interproximal: Se usan para eliminar la placa de las caras proximales en los espacios interdentarios más amplios.

  • Cepillo periodontal: Indicado para personas que sufren o han sufrido la enfermedad periodontal. Presentan filamentos suaves, con penachos separados, perfil recto y cuello maleable.

  • Cepillo ortodóntico: Especial para quienes usan ortodoncia con aparatología fija (brackets). Su hilera central es más corta para poder limpiar los brackets sin estropear el cepillo.

Claves para el uso del cepillo de dientes


Mantener tu cepillo de dientes en perfectas condiciones puede ser clave en tu salud bucodental, ya que como decimos, no deja de ser uno de nuestros principales aliados en la limpieza de los dientes.


Por eso hay 3 aspectos que debes de tener en cuenta relacionados con el cuidado del cepillo de dientes:


Mantén tu cepillo limpio


Es fundamental que mantengas tu cepillo de dientes perfectamente limpio una vez lo hayas utilizado, ya que de lo contrario se pueden acumular en este, hongos y bacterias que pueden llegar a provocarnos infecciones.


Puedes seguir estos pasos una vez te hayas cepillado los dientes:

  1. Aclara bien el cepillo con agua corriente para eliminar los restos de dentífrico y/o comida que hayan quedado en la superficie y entre las cerdas.

  2. Sacude el cepillo para eliminar los restos agua y que no quede nada, ni entre los filamentos.

  3. Dejar secar el cepillo al aire, sin ponerle capuchón, ya que este retiene la humedad y favorece el crecimiento bacteriano.

  4. Utilizar de vez en cuando enjuague bucal para desinfectar tu cepillo de dientes, ya que así se evita que proliferen las bacterias.

Protege tu cepillo de las bacterias externas


Casi todos tenemos el cepillo de dientes almacenado en el cuarto de baño, que es donde nos cepillamos los dientes.


Aunque sea lo normal, hace que pueda estar expuesto a microorganismos y bacterias externas, por lo que debemos tener una serie de precauciones:

  • Lavarse las manos siempre antes y después de usar el cepillo de dientes.

  • Mantener el cepillo de dientes alejado lo más posible del inodoro y en todo caso mantener la tapa de este cerrada.

  • Si se comparte el mismo recipiente para almacenar varios cepillos, evitar que se toquen entre sí.

Todas estas recomendaciones cobran aún mayor trascendencia en situaciones como la actual, con la pandemia del COVID-19 y es que ninguno queremos contagiarnos por lavarnos los dientes. Quedan resumidas en esta infografía:

Uso del cepillo de dientes seguro

¿Cada cuánto debes cambiar tu cepillo?


La recomendación general es que debemos cambiar el cepillo de dientes cada 3 meses aproximadamente, si bien este periodo se puede reducir si observamos que las cerdas están dañadas.


Obviamente si lo que tienes es un cepillo de dientes eléctrico, lo que tendrás que cambiar es sólo el cabezal, pero bajo las mismas premisas que acabamos de indicar.


Y finalizamos aquí esta aproximación a ese gran amigo de nuestra salud bucodental como es el cepillo de dientes.


Esperamos que te haya sido útil y recuerda, desde tu Clínica Dental en León estamos siempre dispuestos a ayudarte y a solventar cuantas dudas puedas tener.


#cuidamosdetusonrisa

© Clínica dental González Franco, Número de registro sanitario:  24- C251-0128

Avda. Padre Isla 44, 24002 León  

987 24 03 65

  • White Facebook Icon
  • Instagram