• Clínica dental González Franco

Efectos del estrés en la salud bucodental

Quien más quien menos ha sufrido de estrés en algún momento, algunos de forma recurrente, pero... ¿Sabías que el estrés puede afectar a la salud bucodental?


Bueno, en primer lugar y aunque pueda resultarnos obvio, sería bueno definir lo que entendemos por estrés.


El estrés se puede definir como un estado de cansancio mental provocado por alguna exigencia de un rendimiento muy superior a lo que podemos considerar como normal, lo que provoca diferentes trastornos físicos y mentales.


Hablamos, por lo tanto, de una sensación de tensión física y/o emocional y todos podemos vernos afectado por el, independientemente de nuestra edad u ocupación.


Entre los muchos y diversos trastornos que puede causarnos, algunos están relacionados con la salud bucodental, los vemos a continuación.

mujer-estresada
Estrés

Sequedad bucal y más riesgo de caries


Uno de los síntomas más frecuentes que conlleva el estrés es la sequedad en la boca y es que cuando estamos en una situación de tensión todos hemos notado esa sensación de tener la boca seca.


A esto se suma que muchas personas recurren a la toma de medicamentos para contrarrestar enfermedades asociadas al estrés como la ansiedad o la depresión, lo que contribuye aún más a la sequedad bucal.


Dado que nuestra saliva es la primera defensa que tenemos frente a las bacterias que se encuentran en la boca, a menos secreción de saliva, mas riesgo de sufrir algunas enfermedades bucales como la caries.


Y es que si aumenta la acidez en la boca, las bacterias atacan el esmalte dental, la capa natural que protege los dientes y se acaban desarrollando las caries.


Bruxismo


En su momento ya os hablamos en nuestro blog sobre el bruxismo, el conocido popularmente como rechinar de dientes y del que comentamos que es esa enfermedad silenciosa que padece mucha mas gente de lo que se puede pensar.


Se trata de un hábito involuntario consistente en rechinar los dientes unos contra otros y que se suele dar durante las horas de sueño, pero también despiertos en ocasiones.


El estrés está considerado como una de las principales causas de esta enfermedad que si no se detecta a tiempo puede derivar en otras complicaciones como el propio desgaste de los dientes, hipersensibilidad dental, dolor mandibular, dolores en cuello, cabeza y oídos o incluso la pérdida de piezas dentales en el peor de los casos.


Herpes labial


El herpes labial es una enfermedad infectocontagiosa producida por el contagio con el virus del herpes simple.


Una vez que se sufre la infección inicial, este virus permanece en los ganglios nerviosos, pudiendo liberarse de nuevo ante determinadas circunstancias provocando una nueva erupción en el labio.


Un de las principales circunstancias que pueden favorecer su liberación es el estrés, por lo que es muy habitual que las personas que sufren estrés y han padecido herpes en algún momento puedan volver a sufrirlo.


Porque debemos tener en cuenta que el estrés afecta al sistema inmunitario y las defensas del cuerpo también se ven afectadas cuando lo sufrimos, estando más vulnerables a la acción de los virus.


Aftas


Las aftas son unas pequeñas heridas de color blanquecino que se forman en encías y mucosas dentro de la boca.


Su aparición, al igual que pasa con el herpes labial está directamente relacionada con la acción de virus y bacterias que atacan cuando descienden las defensas de nuestro sistema inmunitario.


Por consiguiente, el estrés puede favorecer la aparición de afatas en la boca, al repercutir sobre el sistema inmunitario.

aftas-estres
Aftas

Gingivitis y periodontitis


Gingivitis y periodontitis son diferentes fases de la enfermedad periodontal y su incidencia también esta relacionada con el estrés.


Por un lado, está demostrado científicamente que cuando nos encontramos bajo una situación de estrés nuestro organismo libera unas cantidades elevadas de una hormona llamada cortisol.


El cortisol, en las encías, favorece su inflamación, siendo uno de los primeros síntomas de la enfermedad periodontal. Cuando ésta se produce en las encías estimula la inflamación y por tanto promueve la periodontitis.


Por un lado, en situaciones de estrés las personas tienden a sufrir cambios de comportamiento y de hábitos, como por ejemplo en la alimentación o en los hábitos de higiene bucodental, lo que puede favorecer la acumulación de placa bacteriana en nuestras encías y desencadenar igualmente esta enfermedad.


Como podéis ver os hemos hablado de algunas de las enfermedades bucodentales más habituales y todas ellas pueden tener su relación en mayor o menor medida con el estrés, por lo que no debemos obviar esta posibilidad.


En cualquier caso y como siempre os recordamos, si tenéis cualquier duda al respecto, no dudéis en contactar con nosotros, desde vuestra clínica dental en León estamos para ayudaros.

5 views0 comments