top of page
  • Writer's pictureClínica dental González Franco

Diccionario de odontología: de la A a la H

Cada profesión tiene su propio lenguaje y la nuestra no va a ser menos. En este diccionario de odontología tienes algunos términos fundamentales en nuestro día a día.


Porque puede que alguna vez, estando en la consulta del dentista escuches palabras que te suenen a chino, pero no te preocupes, nosotros de vamos a ayudar.


Aquí encontrarás términos relacionados con la salud bucodental, con enfermedades de la boca o herramientas que utilizamos los odontólogos en nuestro trabajo.


Y como son muchas palabras para una sola entrega, aquí tienes la primera parte de este diccionario de odontología, desde la A hasta la H:


Abrasión dental: Es el desgaste del esmalte dental por hábitos diferentes a la propia masticación, como por ejemplo por un cepillado incorrecto.


Absceso dental: Acumulación de pus causada por una infección bacteriana en el diente o alrededor de este.


Afta: Es una llaga o úlcera superficial que aparece en los tejidos blandos de la boca. Tienen normalmente un color blanquecino rodeado de una zona roja brillante y suelen causar dolor y molestias.


Agenesia dental: Se trata de la falta de desarrollo de uno o más dientes en una edad en la cual ya deberían estarlo.


Alisado radicular: También conocido como raspado radicular, es un tratamiento para eliminar el sarro subgingival, es decir el acumulado debajo de la línea de las encías.


Anestesia: Es la sustancia química que se aplica en determinada parte de la boca, para producir la pérdida temporal de sensibilidad durante el tratamiento dental.

anestesia
Anestesia

Avulsión dental: Es cuando un diente se desplaza totalmente de su alvéolo, sin sufrir un daños en su estructura, debido normalmente a un fuerte traumatismo.


Blanqueamiento: Es un tratamiento que busca reducir la tonalidad de los dientes, eliminando manchas y devolverles su color natural.


Bolsa periodontal: Espacio formado entre los dientes y las encías debido a la acumulación de bacterias.


Brackets: Piezas metálicas utilizadas en tratamientos de ortodoncia, que se adhieren de forma temporal a la superficie de los dientes para corregir anomalías en su posición.


Bruxismo: Enfermedad consistente en apretar la mandíbula o rechinar los dientes de forma inconsciente e involuntaria y que se produce generalmente mientras se duerme.


Cálculo: Placa bacteriana endurecida que se adhiere a los dientes, sobre las coronas y las raíces.


Caries: Enfermedad infecciosa de la boca que suele afectar al esmalte dental y, después, al resto del diente, caracterizada por la destrucción de los tejidos de este, como consecuencia de la desmineralización que generan los ácidos de la placa bacteriana.


Carilla: Capa fina de porcelana o resina que se adhiere a la parte frontal de las piezas dentales, utilizada en tratamientos de estética dental.

carillas-dentales
Carillas

Colutorio: Enjuagues bucales antisépticos que complementan la higiene bucodental.


Composite: Resina sintética compuesta de cuarzo o partículas de sílice suspendidas en una matriz de resina y que se utiliza para empastes y restauraciones.


Conducto radicular: Parte hueca de la raíz de un diente que comunica la raíz con la pulpa.


Curetaje: Tratamiento utilizado en las enfermedades periodontales, para eliminar la placa bacteriana y el sarro acumulado en la bolsa periodontal, mediante el raspado de la superficie de las raíces de los dientes.


Dentadura postiza: Prótesis dental artificial utilizada especialmente por los adultos mayores a quienes les falta la totalidad o una parte importante de su dentadura.


Dentición permanente: Es el conjunto de dientes que permanecen durante la mayor parte de la vida de un adulto y que si se caen no son reemplazados de forma natural por otros. Un adulto tiene un total de 32 piezas dentales.


Dentición temporal: Son los dientes primarios en la edad infantil, también conocidos como dientes de leche y que se caen progresivamente entre los 6 y los 12 años, siendo reemplazados por los dientes permanentes.


Dentina: Parte del diente situada justo debajo del esmalte y que sirve como protección del nervio.


Diastema: Espacio o hueco más grande de lo normal entre dos piezas dentales, generalmente entre los dos incisivos centrales.


Diente: Pieza ósea dura y blanca que crece, junto con otras, en la boca del ser humano y otros vertebrados, con la función de cortar y masticar los alimentos


Encía: Tejido blando rosado de la cavidad bucal que cubre interiormente cada uno de los huesos maxilares y protege la raíz de los dientes.


Endodoncia: Tratamiento de los conductos radiculares de cara a extirpar la pulpa dental dañada de manera parcial o total.


Enfermedad de las encías: Patología infecciosa de las encías que presenta diversas etapas en función de su gravedad y que es causada por las bacterias que se generan al acumularse la placa en los dientes.


Escáner intraoral: Técnica radiográfica que permite obtener imágenes tridimensionales de las estructuras anatómicas de la cavidad bucal con gran precisión y facilita la realización un tratamiento adecuado.


Esmalte: Capa más externa y dura de los dientes, cuya función principal es la de proteger la dentina y la pulpa.


Exodoncia: Extracción de una pieza dental dañada, que perjudica la salud bucodental del paciente, cuando no hay un tratamiento que permita salvarla.


Férula: Dispositivos que cubren de forma total o parcial los dientes, usados para sujetar, proteger o inmovilizar los arcos dentarios, dependiendo de la finalidad que persiga.


Fractura dental: Rotura parcial de un diente.

fractura-dental
Fractura dental

Frenillo: Tejido fibroso que une la encía con el labio, tanto en la parte superior como inferior, así como la lengua con el suelo de la boca.


Gingivectomía: Procedimiento quirúrgico que consiste en la extirpación de la parte lesionada del tejido gingival para eliminar o reducir una bolsa periodontal.


Gingivitis: Dentro de la enfermedad de las encías, la gingivitis es su manifestación más leve, causando irritación, enrojecimiento e inflamación de la parte de las encías que rodea la base de los dientes.


Gingivoplastia: Procedimiento quirúrgico de estética dental, consistente en la reconstrucción del tejido de las encías para que tenga un tamaño y función normal.


Halitosis: También conocido como mal aliento, es el conjunto de olores desagradables que emanan de la boca y que suele estar asociado a una mala higiene dental o síntoma de algunas patologías como la enfermedad de las encías.


Hemisección radicular: Tratamiento conservador cuyo objetivo es mantener, en la medida de lo posible, la estructura dental sin tener que sacrificar el diente, realizando la escisión de la raíz de un diente biradicular.


Y hasta aquí esta primera parte de nuestro diccionario de odontología que esperamos os sea útil y os guste.


En todo caso, para cualquier otra duda, podéis contactar con nosotros, desde vuestra clínica dental en León estamos para ayudaros.

9 views0 comments

Comments


bottom of page